ARGENTINA IRAN VENEZUELA Y LA ALERTA EN EL SENADO DE EEUU

El ex presidente iraní, Admadinejad, Hugo Chavez y CFK
Impactante informe que vincula a Argentina, Irán y Venezuela con la muerte de Nisman

Lo denunció ante el Senado de Estados Unidos un experto internacional en seguridad. El informe completo.

Farah es un reconocido ex periodista del Washington Post. Actualmente presidente del IBI Consultants, una firma internacional de consultoría en seguridad, y es analista senior del International Assessment and Strategy Center, donde publicó el informe sobre el caso Nisman. Farah, que se especializa en terrorismo y organizaciones criminales internacionales, tuvo fluido contacto con Nisman sobre los casos que investigaban.

El consultor participó ayer de la audiencia "Profundización de la Crisis Política y Económica en Venezuela y sus implicaciones en los intereses de Estados Unidos y el Hemisferio Occidental" que organizó el senador de origen cubano Marco Rubio, candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos y feroz opositor a Barack Obama. El objetivo era presionar al gobierno de Nicolás Maduro y a la Casa Blanca para que frene las negociaciones con Irán.



En el medio, se coló la muerte del fiscal que denunció a Cristina Kirchner y días después apareció muerto. Farah mencionó a Nisman como “el valiente fiscal argentino que investigaba el atentado contra la AMIA” y señaló que “pocos entendieron mejor” que él los riesgos de la creciente influencia de Irán en América Latina.



En su alocución, Farah mencionó específicamente la denuncia que el fin de semana hizo la revista brasileña Veja. Ese medio consiguió el testimonio de tres ex altos funcionarios venezolanos que aseguraron que Irán envió dinero para la campaña de Cristina en 2007 “a cambio de negocios nucleares e impunidad en el atentado contra la AMIA”. La operación se habría realizado con la mediación de Hugo Chávez.



Según esa versión el entonces presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad le pidió a Chávez que interceda ante Argentina para obtener tecnología nuclear, necesaria para implementar el plan iraní. "No puedo afirmar que el gobierno de la Argentina entregó secretos nucleares, pero sé que recibió mucho por medios legales (títulos de deuda) e ilegales (valijas de dinero) a cambio de algo muy valioso para los iraníes", dijo uno de los ex funcionarios. Entre esas “valijas” mencionaron la de Antonini Wilson.



Farah retomó ese artículo y dijo a los senadores estadounidenses que "Venezuela fue un jugador clave en los esfuerzos de Irán para restablecer los lazos nucleares con la Argentina, y que tal relación era de interés primordial para los iraníes". "Venezuela y la Argentina han desarrollado un mecanismo elaborado y opaco para la transferencia de millones de dólares de los fondos entre las dos naciones sin supervisión o rendición de cuentas", aportó.



Pero la declaración más impactante del experto en seguridad en terrorismo fue en referencia al caso Nisman y su conexión con la denuncia que publicó la revista Veja. "Independientemente de si los gobierno argentino o iraní hubieran tenido un papel directo en el asesinato sin resolver de Nisman, los tres países juntos han creado claramente un clima en el que pudo ser asesinado con impunidad", lanzó.



Su declaración coincide también con una presentación que hizo ayer Elisa Carrió ante la Justicia. La diputada sostiene en un escrito que “Argentina podría haber prestado colaboración (a Irán) con su tecnología y su conocimiento” en materia nuclear. “Ocultar estos hechos podrían ser los verdaderos motivos del encubrimiento que denunció el Fiscal Alberto Nisman y quizás los motivos de su muerte”, agregó.



Carrió se refirió a la denuncia de Nisman y aseguró que “encuentra aún mayor verosimilitud si se tiene en cuenta lo manifestado por la propia Presidente de la Nación con respecto a un nuevo plan nuclear que estaría desarrollando la República Argentina en materia de enriquecimiento de uranio. Ello así, pues, hay suficientes sospechas de que dicho plan estaría siendo llevado a cabo en colaboración con Irán”.
El informe de Farah

La resonante declaración de Farah sobre la vinculación de Argentina, Irán y Venezuela con la muerte de Nisman es un desprendimiento de un informe que el consultor en seguridad publicó días atrás en la web del International Assessment and Strategy Center y en el que apunta a la responsabilidad de Cristina Kirchner en el caso.
"Tuviere o no el gobierno Fernández de Kirchner intervención directa en el asesinato de Nisman, creó, deliberada y sistemáticamente, el ambiente en el cual el homicidio se llevó adelante con impunidad, en tanto la integridad del sistema de justicia se muestra comprometida", es la principal conclusión de ese informe.
Farah sostiene que desde el día en que Nisman apareció muerto, Cristina “ha desplegado su arsenal completo de trucos sucios, mentiras, rumores e insinuaciones, en un esfuerzo desesperado para desacreditar al fiscal”. El experto agrega que Nisman “no era una persona fuera de control ni tampoco un Don Quijote en busca de conmover a gigantes imaginarios”.

“La Presidente, intentando desacreditar a Nisman, ha expuesto teorías contradictorias, pasando por una confabulación de la CIA o del Mossad, acusando a elementos rebeldes del espionaje argentino o a un amante gay despechado (...) Ella desempeña tanto el rol de víctima como de heroína en la narrativa, a través de solicitadas en periódicos, posteos en Facebook e interminables tweets”, agrega Farah, que destaca los hallazgos de Nisman relativos a la presencia de Irán en Sudamérica.

En las conclusiones del informe -que fue resumido y traducido en el portal El Ojo Digital-, Farah opina que “lo que logró la investigación de Nisman fue ponerle caras, nombres, fechas y voces al plan que buscaba intercambiar impunidad por beneficio económico, dejando de lado cualquier explicación que justificara las conversaciones con Irán a raíz del interés nacional”.

“Dado el ambiente que Fernández de Kirchner ha contribuido a fomentar en la Argentina, los matones de conexiones terroristas con los que decidió aliarse, su completo desdén por el Estado de Derecho, y su manifiesta tolerancia frente a la creciente criminalidad, no sorprende que Nisman haya sido asesinado. Quienquiera que lo hizo, sabía que la impunidad era su escudo. La Presidente y su círculo íntimo -los contundentes beneficiarios del hecho, ya sea estén involucrados directamente o no- han demostrado que su objetivo primario ahora mismo es asegurarse de que no se lleve a cabo investigación seria alguna -del mismo modo en que mucho de la verdad sobre este gobierno jamás vea la luz del día”, concluye Farah.

Fuente: Lapoliticaonline

Jueves 19 de marzo de 2015.-

No hay comentarios: